En thebigword, nos enorgullecemos de nuestros empleados y de las actividades que emprenden fuera del lugar de trabajo. Desde pasatiempos interesantes como viajar y escribir, hasta recaudar dinero para obras benéficas, estamos orgullosos de poseer tanta diversidad y pasión en nuestra comunidad de más de 600 empleados. Las investigaciones han demostrado que los pasatiempos e intereses ajenos al trabajo no solo refrescan la mente sino que también contribuyen al rendimiento en el lugar de trabajo.

Una pasión creciente

Explorar el mundo y aprender acerca de otras culturas y costumbres me ha interesado siempre. Afortunadamente para mi, a lo largo de los últimos 12 años, he podido usar mi pasatiempo de tocar la guitarra como una oportunidad para viajar a través de Europa y más allá.

Mi primera experiencia de tocar en conciertos fuera del Reino Unido se presentó cuando tenía 18 años y mi antigua banda de “horror punk” denominada ‘The Ruined’ (Los Arruinados), fue contratada para participar en un festival en la República Checa, denominado Mighty Sounds (Poderosos Sonidos). Y lo más emocionante fue que nuestro cantante consiguió contratos en algunos conciertos previos al festival, en Francia y Alemania, y fue así que deambulamos por el continente con la oportunidad de experimentar otras culturas sobre la marcha. Recuerdo que en esa gira lo pasamos muy bien, y me sentí muy privilegiado de haber hecho algo así a mi edad.

Viajando como solista

Cuando la banda se disolvió unos pocos años después (el ‘horror punk’ no resultó ser tan popular como imaginamos, ¿cómo íbamos a adivinarlo?), decidí intentar probar la vida de músico acústico. Mi primer viaje como solista al continente fue una aventura de seis semanas, que me llevó a Polonia, Eslovenia, Austria y a todos los lugares intermedios. ¡Fue muy divertido!

Pude usar la escena musical al estilo ‘hágalo usted mismo’ como una plataforma para conocer a otras personas, hacer contactos y conseguir contratos en todo el continente, incluso en la costa este de EE. UU. He participado en algunos grandes festivales y conciertos, pero el 90 % de mis presentaciones tuvo lugar en pequeños locales: clubes, bares y cafés. Las experiencias que esas giras me han aportado han sido de las mejores de mi vida.

Oportunidades en todo el mundo

Interpretar música me ha brindado muchísimas oportunidades y la libertad de visitar varios países. Sin duda, he experimentado algunos de esos momentos, que cambiaron y afirmaron mi vida, mientras estaba de gira. El país más hermoso en el que he tocado es Eslovenia; un año tuve un par de días libres entre un concierto y otro, así que conduje hasta el Lago Bled y a lo largo del río Soca; esa es una parte del mundo que le recomendaría a todos que la visiten, al menos una vez.

Una vez toqué para 15 personas en un café en Szczytno, un pueblo en el norte de Polonia. Ese suceso no tuvo nada de sorprendente, excepto que después, cada uno de los miembros del público compró un CD y me pidió que se lo firmara ¡y eso sí que significó algo muy especial para mi!

Puedo decir con plena confianza que mis aventuras musicales me han abierto los ojos y que eso sin duda contribuye a mi rendimiento en el trabajo.. La posibilidad de experimentar diferentes culturas le brinda a uno un punto de vista totalmente diferente, y es excelente poder aportar estos conocimientos al trabajo.

Viajar puede ser mentalmente extenuante, caro y, si uno viaja solo, solitario, pero ya me ha dado una gran cantidad de experiencias y espero que me brinde muchas más en el futuro.

Andrew Cream, Gerente de cuenta de cliente